Inicio / Principales / Anemia durante el embarazo podría aumentar riesgo de autismo y déficit de atención en los niños

Anemia durante el embarazo podría aumentar riesgo de autismo y déficit de atención en los niños

Un estudio realizado por científicos suecos y publicado recientemente en la revista JAMA Psychiatry, reveló que las mujeres que sufren anemia al comienzo de su embarazo poseen más riesgo de tener un hijo con autismo, trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y discapacidad intelectual.

La investigación no pudo probar causa y efecto, pero “un diagnóstico de anemia a principios del embarazo podría representar una deficiencia nutricional más severa y duradera para el feto“, señaló la investigadora principal, Renee Gardner, coordinadora de proyectos en el departamento de ciencias de la salud pública del Instituto Karolinska, en Estocolmo (Suecia).

“Varias partes del cerebro y del sistema nervioso se desarrollan en diferentes momentos durante el embarazo, por lo que una exposición temprana a la anemia podría afectar al cerebro de manera distinta a como lo haría una exposición posterior“, subrayó la experta.

Cerca del 15% al ​​20% de las mujeres embarazadas sufren de anemia por deficiencia de hierro, que a generalmente es causada por la falta de este importante nutriente. La gran mayoría de la anemia se diagnostica al final del embarazo; esto porque el feto en desarrollo utiliza mucho hierro de la madre, dijeron los autores.

Para el estudio, los investigadores recopilaron datos de casi 300,000 madres y de más de 500,000 niños nacidos en Suecia entre 1987 y 2010. De dicha cifra de mujeres gestantes, 6% fueron diagnosticadas con anemia, y de ellas, solo al 5% se le diagnosticó la afección al inicio del embarazo (antes de la semana 31).

Para las mujeres diagnosticadas con anemia al principio del embarazo, cerca del 5% de sus hijos fueron diagnosticados con autismo, en comparación con el 3.5% de los hijos de madres sin anemia. Para el TDAH fue del 9.3% frente a poco más del 7%, y para la discapacidad intelectual, del 3% frente al 1.3%, respectivamente.

Después de tomar en cuenta el nivel de ingresos y la edad materna, el riesgo de autismo en niños nacidos de madres con anemia al inicio del embarazo fue un 44% mayor que en los niños nacidos de madres sin anemia, reportaron los investigadores. El equipo de Gardner descubrió que el riesgo de TDAH fue un 37% más alto y que el riesgo de discapacidad intelectual fue un 120% mayor.

Tales tasas de riesgo solo mostraron un vínculo cuando la anemia ocurrió antes de la semana 30 del embarazo y no después.

El equipo de Gardner destacó que es posible que la deficiencia materna de hierro en la etapa más temprana del embarazo pueda afectar de alguna forma al cerebro fetal en desarrollo, por lo que las mujeres embarazadas quizás requieran suplementos de hierro. Aún así, se necesita más investigación para confirmar esto, concluyó el equipo.

La doctora Ruth Milanaik, quien dirige los programas de seguimiento del desarrollo neonatal en el Cohen Children’s Medical Center, en New Hyde Park, Nueva York, resaltó que “la nutrición materna es extremadamente importante, ya que las madres aportan los componentes básicos para el desarrollo de sus hijos y este desarrollo incluye todos los sistemas del cuerpo, incluido el cerebro y el sistema nervioso de un niño“.

Tras revisar el estudio, Milanaik añadió: “Considerando el rápido crecimiento del cuerpo y la mente durante las primeras etapas del embarazo, los importantes hallazgos de la doctora Gardner reafirman la necesidad de un soporte nutricional adecuado para todas las mujeres embarazadas durante esta etapa vulnerable del desarrollo“.

 

Vía: Health Day News

Revisar tambien

López Obrador afirma que ya no hay partido de Estado

Y advierte que cualquier funcionario que participe o se meta en procesos internos de los ...