Inicio / SALUD / Baja ingesta de carbohidratos durante el embarazo podría aumentar riesgo de defectos congénitos

Baja ingesta de carbohidratos durante el embarazo podría aumentar riesgo de defectos congénitos

Las mujeres que están embarazadas o que planean quedar embarazadas deberían evitar las dietas que reduzcan o eliminen los carbohidratos, ya que podrían aumentar el riesgo de tener bebés con defectos congénitos del tubo neural, según un nuevo estudio de la Universidad de Carolina del Norte (UNC) en Chapel Hill, Estados Unidos.

El estudio, publicado hoy en la revista Birth Defects Research, descubrió que las mujeres con un bajo consumo de carbohidratos poseen un 30 por ciento más de probabilidades de tener bebés con defectos del tubo neural, como espina bífida (malformaciones de la columna vertebral y la médula espinal) y anencefalia (ausencia de partes importantes del cerebro y el cráneo), que pueden conducir a una discapacidad permanente y muerte infantil, en comparación con las mujeres que no restringen su consumo de carbohidratos.

Este es el primer estudio para evaluar la relación entre la ingesta baja de carbohidratos y tener hijos con defectos del tubo neural.

“Ya sabemos que la dieta materna antes y durante el embarazo temprano juega un papel importante en el desarrollo fetal. Lo nuevo de este estudio es su sugerencia de que la ingesta baja de carbohidratos podría aumentar el riesgo de tener un bebé con un defecto del tubo neural en un 30 por ciento. Esto es preocupante porque las dietas bajas en carbohidratos son bastante populares“, señaló la doctora Tania Desrosiers, profesora asistente de investigación de epidemiología en la Escuela de Salud Pública Global de UNC Gillings, quien dirigió el estudio. “Este hallazgo refuerza la importancia de que las mujeres que pueden quedar embarazadas hablen con su proveedor de atención médica sobre dietas especiales o conductas alimentarias que practican habitualmente“.

El ácido fólico es un nutriente esencial que minimiza el riesgo de defectos del tubo neural. En Estados Unidos por ejemplo, más del 20 por ciento de las mujeres tienen concentraciones de folato en sangre por debajo del nivel recomendado para reducir el riesgo de defectos del tubo neural. Por esta razón, en 1998, la Administración de Alimentos y Medicamentos de dicho país comenzó a exigir que se agregara ácido fólico a los productos de granos enriquecidos. Desrosiers y sus colaboradores hallaron que la ingesta dietética de ácido fólico entre las mujeres con ingesta restringida de carbohidratos era menos de la mitad, en contraste con las demás mujeres.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomiendan que todas las mujeres que puedan quedar embarazadas tomen una multivitamina diaria con al menos 400 microgramos de ácido fólico todos los días antes y durante el embarazo. Sin embargo, debido a que casi la mitad de todos los embarazos no se planifican, muchas mujeres no inician la administración de suplementos de ácido fólico hasta más adelante en el embarazo, después de que se haya producido un defecto en el tubo neural. Esto hace que los alimentos enriquecidos sean una fuente importante de ácido fólico para las mujeres que pueden y deseen quedar embarazadas.

Revisar tambien

La obesidad podría acelerar el envejecimiento del cerebro

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Harvard, la salud del corazón está ...