Inicio / OPINIÓN / Dinámica acelerada

Dinámica acelerada

Opinión-colorErick Zúñiga 

Si el gobierno federal no quería que la agenda política nacional girara en torno a la sucesión presidencial de 2018, poco hizo para evitarlo. Si bien es cierto que después de las elecciones del 7 de junio se habló del tema debido a los resultados, el avance de las candidaturas independientes y los destapes anticipados, es a partir de la reciente encuesta del Grupo Reforma, sobre los precandidatos presidenciables, que se hizo oficial la carrera por la esperada sucesión presidencial.

Y sí, esperada sucesión presidencial, debido al desencanto de los ciudadanos hacia el actual gobierno —la popularidad del Presidente va en picada debido a los tropiezos y a no saber corregir en tiempo y forma las insuficiencias en su gobierno— y por una oposición que ve en los errores de la actual administración y del Presidente de la República la oportunidad de oro para volver a tener alternancia en el gobierno federal.

Todavía no se completa la segunda mitad del sexenio peñista —no se ha entregado aún el tercer informe de gobierno— y las esperanzas están puestas, no en lo que pueda hacer el actual gobierno en la recta final, sino en quién será el sucesor(a) del Presidente.

Ante el vacío que genera el gobierno federal —por falta de avances y logros que pasen del dicho al hecho y se reflejen en los bolsillos y hogares de la mayoría de los mexicanos— los partidos de oposición tendrán más de dos años para apoderarse de la agenda política nacional y, si son hábiles, empoderarse políticamente para darle una batalla real al PRI en las elecciones presidenciales.

Y es que los datos que arrojó la encuesta de referencia señalan —en un panorama general al inicio de esta sucesión— que Andrés Manuel López Obrador arranca en primer lugar de las preferencias del electorado, siendo el mejor posicionado rumbo al 2018; sin embargo, no hay que olvidar que se trata de una carrera larga y con muchos obstáculos, además de que AMLO está en campaña desde que era Jefe de Gobierno del DF.

Los otros tres políticos que suceden a López Obrador en el nivel de conocimiento entre el electorado nacional son: Miguel Ángel Mancera con 63%; Miguel Ángel Osorio Chong con un reconocimiento del 62% y Margarita Zavala que alcanza el 56 por ciento. Sin embargo, de estos tres últimos presidenciables, la que más votos atrae es la ex primera dama con 28%, tan solo 14 puntos atrás de AMLO; Mancera atrae 25%, mientras que Osorio reporta un 18%.

Ante estos escenarios, la competencia tendrá que ser abierta, desterrando las prácticas de secrecía al interior de los partidos, ello debido a que, en las nuevas dinámicas políticas del proceso de la sucesión presidencial, se pueden generar víctimas que después se conviertan en héroes o candidatos y terminen restando votos en vez de sumarlos.

Los escenarios en los partidos de oposición están más o menos claros, o al menos las rutas que seguirán son predecibles. Es en el PRI donde no hay claridad y donde recae la tensión por tratarse del partido en el gobierno, por ser el partido más disciplinado, políticamente hablando, y por ello puede cometer el error de elegir al candidato más leal y no al más competente.

En esta dinámica, todos aquellos que busquen o tengan la intención de ser candidatos presidenciales, con partido o de manera independiente, deben abrir sus cartas, porque desde ya se encuentran con la desventaja de competir con López Obrador y los otros precandidatos que ya iniciaron la contienda del 2018, en pleno 2015.

Revisar tambien

Asentamientos populares o informales

OLYMPUS DIGITAL CAMERA Andrea Liliana Gonzalez ¿Alguna vez te haz preguntado en dónde vive la ...