Inicio / OPINIÓN / Águila o Sol

Águila o Sol

Opinión-color

ERICK ZUÑIGA

De: Prof. Monjardín

El listado

Algún sujeto sin nada mejor qué hacer elaboró una lista de los diez más corruptos de México, sujeta a un criterio personal quizá con cierta carga de antipatía por algunos de los mencionados y sin el rigor que permita reconocer a quienes en verdad han hecho de la pillería una fuente de riquezas familiares. La relación la encabezan dirigentes sindicales.

El primer mencionado es Carlos Romero Deschamps, líder petrolero que dispone de miles de millones de pesos anuales salidos de las arcas de Pemex, pero sin control una vez que arribaron a las escarcelas sindicales, o sea, a los bolsillos de los dirigentes gremiales repartidos por la geografía petrolera del país, desde las petroquímicas en Salamanca, Guanajuato, hasta pozos y refinerías que bordean el Golfo de México de Tamaulipas a Tabasco.

Genaro García Luna. Todavía no entregaban la estafeta a los tricolores cuando el mediático súper policía estaba refugiado en Miami, Florida, donde su esposa había abierto una serie de negocios, entre ellos un restaurante lujosísimo, dicen, y había adquirido propiedades sin fin.

Quizá Andrés Granier Melo, ex gobernador tabasqueño, sea el roedor que malversó fondos públicos, evadió impuestos, lavó dinero, pero eso no lo llevó a la cárcel, sino su declaración ofensiva al buen gusto, a la decencia y las buenas formas tricolores; presumió sus 400 pares de zapatos, sus 300 trajes y mil camisas adquiridas en una de las tiendas más caras de Nueva York. Por “babotas” lo enchiqueraron, aunque sus abogados encontraron la fórmula para pasarla bien: en un sanatorio particular con males imaginarios.

Sigue Tomás Yarrington, ex gobernador de Tamaulipas, que oscila entre acusaciones echadas abajo por la PGR y la descalificación de testigos protegidos que declararon en su contra —y en contra de medio centenar más de acusados de ligas con el narco— y el hecho de que el ex presidente gringo George W. Bush acostumbraba vacacionar en el rancho del tamaulipeco.

Humberto Moreira, ex gobernador de Coahuila, autor de una deuda de la entidad por 35 mil millones de pesos. Se le menciona, pero nadie lo acusa de haberse robado ese dinero, lo que no excluye esa posibilidad. Protegido por sus correligionarios, goza de una beca para un doctorado en educación en España. Después de Elba Esther, era el dirigente más poderoso del SNTE.

Fidel Herrera, ex gobernador de Veracruz. Otro caso de acusación mediática, pero sin extender a las autoridades tal señalamiento. A las versiones de que se enriqueció, él opone la fortuna de su esposa, de apellido Borunda, hija de un ex gobernador norteño. Además muestra las “casuales” fotografías comprando billetes de lotería, que reparte entre sus amigos, y ¡zaz! Premio mayor en dos ocasiones.

Arturo Montiel, enredado en dimes y diretes con su esposa MaudeVersini, una reportera francesa que lo entrevistó siendo gobernador y que como él, creyó que sería el siguiente presidente de México. La señora se lió con el político atlacomulquense, del que se separó cuando se dio cuenta de que no iba por allí el asunto. No hay acusaciones en su contra, a pesar de que se le señala como muy rico, sólo que es dueño de la fábrica de cocinas Quetzal desde hace varias décadas.

Se incluye en la lista a Alejandra Sota, ex vocera de la Presidencia con Felipe Calderón y de la que ha dado detallada cuenta el compañero Leopoldo Mendívil. No se le investiga, porque entra en el acuerdo por el que se garantiza impunidad a los sahaguncitos, los gildíaz y otros más que disfrutaron las delicias del poder panista.

Revisar tambien

Asentamientos populares o informales

OLYMPUS DIGITAL CAMERA Andrea Liliana Gonzalez ¿Alguna vez te haz preguntado en dónde vive la ...