Inicio / OPINIÓN / El objetivo de las campañas

El objetivo de las campañas

Opinión-color Águila o Sol

De: Prof. Monjardín

Toda campaña electoral tiene el objetivo de acercar a un candidato hacia los votantes mediante acciones subordinadas a una estrategia y conceptos gráficos perfectamente definidos.

Las campañas, asimismo, cumplen con el derecho universal de todo ciudadano de poder elegir a quienes han de representar el acceso a un presente en evolución.

Por ello, elecciones que no incitan a la esperanza son un fracaso; campañas sin acciones inteligentes ocompromisos útiles y, sobre todo, realizables, se transforman en deprimentes escenificaciones circenses.

Hacer campañas electorales no puede consistir en la sobreexposición de sonrisas retocadas digitalmente; las campañas necesitan ser un desglose propagandístico de astutas iniciativas y de actividades de notable convocatoria social cuya ejecución genere beneficios tanto para la ciudadanía como para el candidato.

Sin embargo, a pesar de las buenas intenciones que pueden habitar en el corazón de muchos postulantes, la débil planeación, su propia cerrazón, o los cortos visión y presupuesto de su equipo de campaña, suelen generar equivocaciones terribles que devienen en una desaprobación colectiva, la estigmatización de su imagen o en ataques furtivos y oportunistas de sus adversarios en la inclemente carrera por el poder.

Como ejemplo, este domingo, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, falleció un ciudadano tras ser arrollado por un auto a toda velocidad durante un evento de arrancones que según los últimos reportes periodísticos, fue promovido por el partido local Moviendo a Chiapas como parte de sus acciones propagandísticas para este ciclo electoral.

Este lamentable hecho que provocó la pérdida de una vida y la detención de dos servidores públicos del gobierno municipal, evidencia la deficiente planeación de actividades proselitistas y su nulo beneficio para la población participante del máximo ejercicio de la democracia.

Llamar al voto y buscar adeptos no puede estribar en acciones populistas e irracionales que no generen beneficio alguno.

Igualmente, las estratagemas más notables de las campañas electorales no pueden recaer solamente en el contraataque a la difamación pública y sistemática de los partidos contrarios. La gente merece observar campañas que estén a la altura de su realidad y expectativas: tres meses para soñar con fundamentos; con propuestas claras, responsables y creativamente publicitadas; tres meses para generar una decisión con base en un interés renovado y no en un acto reflejo que los ciudadanos ejecutan sin reparar en el enorme poder que reviste a sus decisiones.

Ningún partido o candidato, está exento de cometer errores en campaña; no obstante, en sus manos estáformular campañas electorales inteligentes que reanimen nuestra democracia mediante la demostración permanente de conciencia social y conocimiento de las necesidades populares que deben ser satisfechas.

Las campañas electorales sólo tienen sentido si éstas logran ser plataformas de acercamiento entre candidatos y ciudadanos donde se anuncien los grandes proyectos en pro de una vida mucho mejor para todos los hogares mexicanos.

Toda campaña electoral debe ser elaborada desde laperspectiva de la gente y no al revés. Las campañas nunca deben representar una mesa ornamentada dispuesta para que los candidatos alimenten su ego; las campañas deben ser la oportunidad de trabajar por el México que verdaderamente tiene deseos de cambiar.

Acciones urgentes

A inicios de este año, en el marco de la presentación de las Proyecciones Económicas Mundiales para 2015, el Fondo Monetario Internacional que dirige la francesa Christine Lagarde, fijó la expectativa de crecimiento de la economía mexicana en 3%.

La recomendación que esta institución internacional lanzó a todas las economías avanzadas, emergentes y de bajo ingreso fue contundente: se debían “mejorar las posibilidades de crecimiento y sostener la reducción de la pobreza en un entorno externo más complicado exigirán esfuerzos decididos para mejorar el entorno empresarial, aumentar la productividad e incrementar los ahorros y la inversión”.

Hoy, pese a la baja de los precios del petróleo y la volatilidad en los mercados financieros que se ve reflejada también en el tipo de cambio peso-dólar, la directora gerente del FMI ha señalado que la economía mexicana podría crecer hasta 4% gracias a la adecuada aplicación de las reformas estructurales que impulsó el presidente Enrique Peña Nieto y que en el Congreso de la Unión logramos aprobar durante 2013 y 2014.

Por esa razón, se prevé que esta semana el Banco de México que gobierna Agustín Cartens reconsidere la expectativa de crecimiento económico para el país. A decir verdad, el ajuste será marginal y nos seguirá colocando entre los 3 y 4 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto (PIB) anuales, lo cual es positivo si consideramos que el crecimiento promedio que tendrá la economía global será de 3.5%.

Ciertamente el 2015 no ha sido un año sencillo en el plano económico, pero afortunadamente la Secretaría de Hacienda y Crédito Público que encabeza el doctor Luis Videgaray ha sabido manejar con habilidad y visión de futuro la caída de los precios del petróleo y los diversos vaivenes propios de la economía mundial.

Por ello, el anuncio que recientemente ha hecho el Secretario de Hacienda en el sentido de que independientemente del alza en la productividad que están presentando de los distintos sectores nacionales, así como el incremento de las inversiones en áreas estratégicas y la captación de mayores ingresos tributarios, nuestro país nuevamente contratará coberturas para sus exportaciones petroleras, es una garantía de estabilidad para todos los mexicanos.

La plataforma para presidenciables

El arranque de las campañas en la ciudad de México se convirtió en campanazo de salida para la sucesión presidencial del 2018 en la izquierda nacional. Andrés Manuel López Obrador (AMLO) busca arrebatarle al PRD la plataforma capitalina para impulsar su tercera candidatura.

De ahí que esté “cucando” al jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, para montarse en la ola mediática de la confrontación. AMLO sabe que no las trae todas consigo, pues de acuerdo a las recientes encuestas se estancó en la preferencia bruta de los ciudadanos que hasta hace un mes era 19% para el PRD y 13% para Morena.

La gente ya no lo sigue masivamente como en otras épocas, su discurso es viejo y engañoso, como lo declaró a mi compañero Alejandro Páez, el líder de Los Chuchos, Jesús Ortega, “¿Cómo tener un Presidente de la República que dice, por ejemplo, que si él fuera presidente en 2018 lo que haría sería terminar con esta Constitución que tenemos hoy y traerse completitita, como él dice, la Constitución de 1917? ¿Qué significa eso? Pues un regreso a principios del siglo pasado”, dijo.

Y hay más de estas falacias, AMLO ha prometido también, aunque no es candidato a ningún cargo, lo siguiente: “Restablecer empleos de los trabajadores de Mexicana y SME”; “Hacer justicia a los papás de los 43 normalistas de Ayotzinapa”; “En el 2018, apenas entremos, vamos a vender el avión presidencial”; “Cancelar la construcción del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México” y “Asegurar ingresos de todos los estudiantes que apliquen para un examen a la universidad”. Pero como afirmó Jesús Ortega, “No se gana una elección prometiendo el paraíso”.

Revisar tambien

Asentamientos populares o informales

OLYMPUS DIGITAL CAMERA Andrea Liliana Gonzalez ¿Alguna vez te haz preguntado en dónde vive la ...