Inicio / EL MUNDO / Estadunidenses respaldan política exterior de Obama

Estadunidenses respaldan política exterior de Obama

Obama
De cara a la Cumbre de las Américas, 59 por ciento de los estadunidenses apoya el restablecimiento de las relaciones con Cuba. En tanto, el Presidente de Venezuela dijo ayer que está dispuesto a negociar con EU.

Miami.- La mayoría de los estadunidenses apoya el restablecimiento de las relaciones con Cuba y también las sanciones a altos cargos del gobierno de Venezuela, según una encuesta divulgado ayer, previo al inicio mañana de la VII Cumbre de las Américas en Panamá, donde se espera que se hable de ambas cuestiones.

Según la encuesta, encargada por las cadenas Telemundo y MSNBC, 59% de los entrevistados aprueba el proceso para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, mientras que entre los hispanos esa aprobación es de 56 por ciento.

La VII Cumbre de las Américas, que se celebrará en el país centroamericano mañana y el sábado, va a suponer el primer encuentro entre el presidente estadunidense, Barack Obama, y su homólogo cubano, Raúl Castro, después de que en diciembre pasado anunciaran un acuerdo para normalizar las relaciones entre sus países.

El sondeo, realizado por el Colegio Marista, mostró también un respaldo de 52% de los hispanos a las sanciones decretadas por Obama contra la represión a la oposición en Venezuela, mientras que en general el porcentaje se reduce a 50 por ciento.

El 19% de los latinos del país y 13% de la población general considera que es demasiado dura la acción contra el gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y algunos altos cargos venezolanos, a los que considera responsables de violaciones de los Derechos Humanos.

Por otro lado, 78% de hispanos aprueba las medidas para aliviar la situación de los inmigrantes indocumentados decretadas por Obama en noviembre de 2014, que pretenden beneficiar a unos 5 millones de indocumentados, porcentaje que es menor entre la población general, con 57 por ciento.

La mayoría de los estadunidenses, entre ellos 81% de los latinos, considera que los legisladores deben promover reformas migratorias que establezcan una vía para obtener la ciudadanía estadunidense para los indocumentados.

El sondeo, el primero de cuatro que realizarán este año Telemundo, MSNBC y el Colegio Marista sobre temas de interés para los hispanos, fue elaborado entre el 23 marzo y el 5 abril entre mil 446 adultos, con un margen de error de 2.6 puntos porcentuales.

Cubanos, a favor de reanudar relaciones con Washington

Otra encuesta realizada por la empresa Bendixen & Amandi por encargo de medios como Univision reveló que 97% de los ciudadanos cubanos considera que el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Estados Unidos será positivo para Cuba, y 96% rechaza el embargo impuesto por Washington.

Son, sin embargo, más escépticos sobre los posibles cambios que este acercamiento entre La Habana y Washington pueda acarrear.

Sólo 34% opina que la normalización de las relaciones cambiará el sistema político de Cuba, mientras que 64% cree que podría cambiar el sistema económico.

La cuestión económica es la principal preocupación de los cubanos: 79% de los encuestados está insatisfecho con la economía y 55% de los cubanos quisiera irse de su país.

Asimismo, 75% reconoció tener miedo a expresar sus opiniones en público.

La encuesta fue realizada del 17 al 27 de marzo mediante entrevistas personales a mil 200 cubanos y fue encargada por Univision Noticias/Fusion en colaboración con The Washington Post.

Obama es más popular que Fidel y Raúl Castro en Cuba

La misma encuesta de la firma Bendixen & Amandi reveló que ocho de cada diez cubanos (80%) opina favorablemente del presidente estadunidense, Barack Obama, frente a 47% del presidente de Cuba, Raúl Castro, y 44% del líder revolucionario Fidel Castro.

Se trata de la mayor encuesta hecha a ciudadanos cubanos por una empresa encuestadora global independiente dentro del territorio de Cuba desde 1959, y la primera de su tipo desde el anuncio de la normalización de relaciones diplomáticas y económicas entre Cuba y Estados Unidos, en diciembre pasado.

Estos resultados se conocen apenas unos días antes de que Raúl Castro y Barack Obama coincidan en la VII Cumbre de las Américas que tendrá lugar en Ciudad de Panamá, y es la primera en la que Cuba participa.

Será un encuentro histórico

 Un Presidente de Estados Unidos y uno de Cuba estarán cara a cara en la VII Cumbre de las Américas, un histórico encuentro que sellará el acercamiento entre los dos países archienemigos por más de medio siglo.

El foro hemisférico de mañana y el sábado en Panamá pretende celebrar el acuerdo que los presidentes Barack Obama y Raúl Castro anunciaron el 17 de diciembre de normalizar las relaciones.

Sin embargo, Venezuela puede aguar la fiesta. La gran duda ahora es cuánto pesará la decisión de Obama de declarar a ese país una amenaza para su seguridad nacional.

Ver, por primera vez en más de cinco décadas, a Estados Unidos junto a Cuba “iba a ser el momento de la cumbre, pero en cuestión de un mes o dos la agenda cambió y pasó a ser una más tradicional, marcada por el histórico antagonismo”, opinó Eric Farnsworth, vicepresidente del Consejo de las Américas.

Si bien Obama y Castro se saludaron durante el funeral de Nelson Mandela en Sudáfrica en 2013, no han mantenido, como no lo ha hecho ningún líder de los dos países en medio siglo, un encuentro de más de cinco minutos.

Fue justamente en Panamá, en 1956, la última vez que un presidente de Cuba, el dictador Fulgencio Batista, y de Estados Unidos, Dwight Eisenhower, se reunieron antes de la ruptura, en 1961, de relaciones diplomáticas.

Esta es la primera vez, desde la primera Cumbre de las Américas en 1994, que Cuba tendrá una silla entre los 35 estados del continente.

Durante la Cumbre, el secretario de Estado, John Kerry, podría reunirse con el canciller cubano Bruno Rodríguez, sin que se descarte un diálogo entre Obama y Castro.

Muchos esperaban la reapertura de embajadas en Washington y La Habana antes de la Cumbre. Pero persisten asuntos espinosos pendientes, como el reclamo de Cuba de que Estados Unidos la borre de su lista de países patrocinadores del terrorismo.

Según Washington, se está cerca de anunciar la salida de Cuba de esa lista, que completan Siria, Sudán e Irán.

No obstante, los expertos advierten que el restablecimiento de relaciones será “un proceso lento”. “Eso es casi inevitable por los 50 y pico de años de no solo no tener relación, sino de tener una desconfianza histórica”, explicó Frank Mora, director del Centro para América Latina de la Florida International University.

Desde diciembre, el contacto ha sido constante: hubo tres rondas de negociaciones. Paralelamente iniciaron el diálogo sobre derechos humanos, aviación civil y telecomunicaciones. No son gestos menores.

Maduro también cede

El Presidente dijo a la mandataria de Brasil, Dilma Rousseff, que está dispuesto a reducir las tensiones con Washington.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, dijo ayer a su par brasileña, Dilma Rousseff, que tiene la “disposición de promover una reducción en las tensiones” diplomáticas con Estados Unidos, previo al inicio de la VII Cumbre de las Américas en Panamá.

Rousseff conversó por teléfono con Maduro la mañana de ayer y luego con el vicepresidente estadunidense Joe Biden, informó la Presidencia brasileña en un comunicado.

El mandatario manifestó a Rousseff “su disposición de promover una reducción en las tensiones con Estados Unidos en base al respeto mutuo a la soberanía nacional de los dos países. La Presidenta saludó la iniciativa de Maduro y se colocó a su disposición para contribuir en esa dirección”, señala el texto.

Venezuela y Estados Unidos atraviesan una fuerte crisis diplomática, a raíz de un decreto del presidente estadunidense, Barack Obama, en el que considera al país sudamericano “una amenaza” a su seguridad nacional.

Ayer, la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, reiteró en Caracas al consejero del Departamento de Estado norteamericano, Thomas Shannon, la solicitud de que Obama derogue el decreto.

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores venezolano informó del encuentro entre los diplomáticos de Caracas y Washington, pero no ofreció más detalles sobre el contenido de la agenda o sobre una posible reunión de Shannon con el presidente venezolano, Nicolás Maduro.

Shannon llegó ayer a Caracas para reunirse con el presidente Maduro y la canciller Delcy Rodríguez, de acuerdo con versiones de la prensa local y fuentes diplomáticas.

La portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf, había confirmado durante la mañana que “el gobierno de Venezuela recientemente invitó al gobierno de Estados Unidos a enviar un alto funcionario a Caracas para un encuentro con el presidente Maduro antes de la Cumbre de las Américas”.

Ante ese pedido, el secretario de Estado, John Kerry, “pidió a Tom Shannon, un consejero de este Departamento, que viaje a Caracas. Llegó el día 7 de abril y retorna el 9 de abril”, añadió Harf.

Washington ya había bajado el tono del decreto luego de que Ben Rhodes, alto integrante del Consejo de Seguridad Nacional (CSN), señalara el martes que “Estados Unidos no cree que Venezuela represente una amenaza para su seguridad”.

Ayer, Maduro, saludó las declaraciones de los funcionarios estadunidenses y sostuvo que el cambio de postura se debe al “clamor mundial” en apoyo a su gobierno.

Revisar tambien

Petróleo en playas brasileras podría ser de Venezuela

El producto “muy probablemente viene de Venezuela”, dijo este miércoles el ministro de Medio Ambiente ...