Inicio / TECNOLOGÍA / Hasta siempre Satoru Iwata ¡Un gran jugador!

Hasta siempre Satoru Iwata ¡Un gran jugador!

Satoru Iwata
Gracias por acompañarnos y jugar tanto tiempo con nosotros, hasta siempre, Satoru Iwata.

>> Su historia dentro de Nintendo

El día 12 de julio de 2015, será que no tan fácil quedará en el olvido; esa tarde Nintendo Japón anunciaba que Satoru Iwata, el último presidente de Nintendo (hasta el momento) había fallecido un día antes a consecuencia de un tumor biliar.

Para muchos, la noticia fue desgarradora, pues a pesar de saber de sus graves problemas de salud, no se daba crédito al desenlace.

Cabe mencionar que Iwata no asistió al E3 de 2014 porque se encontraba en operación para extirpar el tumor mencionado; mientras que a la edición de este año tampoco lo hizo, a pesar que un reporte oficial no indicaba problemas de salud.

Hablar de Satoru Iwata y su relevancia en los videojuegos, significa agarrar un gran pedazo de del pastel en base a todo lo que estuvo involucrado; podríamos creer que la industria en la actualidad se encuentra en un punto muy grande, con personajes que marcarán un antes y un después, pero en realidad no, nos encontramos con un entorno donde existen muy pocos que han destacado como Satoru, por lo tanto, con mucho respeto se realiza un pequeño homenaje a su legado.

Una persona adelantada a su época

Como todas las grandes historias, Satoru era una persona que iba en contra del sistema, creyendo desde joven que los videojuegos cambiarían al mundo, algo que le generó algunos problemas familiares cuando sus padres no creían que podría tener un buen futuro dedicándose a eso.

Desde pequeño, Iwata empezó a desarrollar juegos de números con la calculadora; después ingresó al Instituto Tecnológico de Tokyo para graduarse en informática. En su época de estudiante trabajó un tiempo de manera independiente con HAL Laboratory, una compañía que tenía con un grupo de amigos y al graduarse se dedicó a trabajar de tiempo completo con ellos, convirtiéndolo en el quinto integrante.

Las cosas lucían prometedoras ya que Nintendo había contratado al estudio para que trabajaran con ellos en su nueva consola, su primer trabajo fue lograr que arreglaran el juego de Pinball que no funcionaba de manera correcta.

El potencial de Iwata como desarrollador se vio demostrado un año después de terminar la universidad, programando en solitario Ballon Fight en 1984, teniendo la ayuda de Yoshio Sakamoto como diseñador y Hirokazu Tanaka como compositor del título. El estudio trabajó de buena manera los siguientes años siendo parte clave del concepto para Kirby’s Adventure, pero su gran momento lo tuvo al desarrollar Earthbound, un juego que no tuvo una gran respuesta en su momento, pero con el paso de los años se convirtió en un objeto de culto.

En 1993 la empresa tenía muchos problemas y el estudio estuvo a nada de desaparecer, pero Nintendo entró al rescate y al apoyarlos también decidieron que Satoru Iwata fuera el presidente de HAL Laboratory.

Un programador como muy pocos 

En el tiempo en el que Iwata trabajó en HAL Laboratory fue contratado en más de una ocasión por Nintendo para que pudiera resolver problemas con los códigos de algunos juegos que no funcionaban del todo bien, pero para 1999 entró al rescate de Pokémon Gold and Silver, el cual tenía un problema muy grande y ese era que Game Freak había terminado con la memoria del juego solamente con la creación de la región de Johto, por ello Iwata trabajó en una herramienta que logró comprimir el juego de una manera tan grande que le dio la oportunidad al estudio de meter otra región entera conocida como Kanto.

Para Pokémon Stadium la historia fue similar, ya que buscaban que el juego tuviera un modo multijugador entre varias personas y Satoru en una sola semana agarró el código de las versiones originales portátiles y creó desde cero el código que llevaría la versión de Nintendo 64.

En 1999 apareció Super Smash Bros en Japón, un juego que tenía un presupuesto muy pequeño, tanto que no pensaba salir de esa región, la idea del juego era meramente experimental y Masahiro Sakurai con Satoru Iwata planearon toda la estructura jugable, título que se convirtió en una de las franquicias actuales más exitosas de Nintendo y superando los 5 millones de copias en su versión de Nintendo 64.

Su último gran trabajo fue realizado en 2001 con Super Smash Bros. Melee, un título que se encontraba lleno de bugs, indicando que debería sufrir un retraso para poder dejarlo bien, pero no,Iwata trabajó en el debugging del juego y en base al informe de fallos logro solucionar la mayoría de las cosas en solamente tres semanas y con ello lograron que el juego apareciera en la fecha planeada y sea catalogado por muchos como el mejor título de toda la saga.

Revolucionando Nintendo

Para el 2000, Iwata ya trabajaba de lleno en la empresa y dos años después Hiroshi Yamauchi le pide que se haga caro de Nintendo como su nuevo CEO, algo que era sorprendente ya que en ese punto la empresa solamente había tenido 4 presidentes y todos eran parte de la familia de Yamauchi, logrando que la empresa dé un cambio muy importante.

La idea de Satoru como CEO era muy clara, quería que Nintendo fuera una empresa que llegara a todo el público con una manera más sencilla y accesible de jugar es por ello que viene la época dorada de la empresa con sus nuevas consolas, el Nintendo DS y el Wii.

La portátil cuenta con más de 150 millones de unidades vendidas mientras el Wii logró colocar arriba de las 100 millones de consolas, siendo en la historia la segunda y tercera consola más exitosa de la historia, solamente superadas por el PlayStation 2 y sus 161 millones de unidades vendidas en todo el planeta. En ese momento la apuesta de Nintendo era muy arriesgada, ya que sus consolas en cuestiones gráficas eran algo limitadas en comparación a las de su competencia, pero lograban el cometido clave, entretener a cualquier persona con títulos tan sencillos como Brain Training o Nintendogs que lograban su objetivo.

Un ejemplo en las buenas y un líder en las malas

La historia de Iwata con Nintendo también tuvo momentos muy complicados, siguiendo con la línea de evolucionar la manera en la que jugábamos para el Nintendo 3DS, apostando por la tecnología 3D sin lentes, el lanzamiento de la consola fue malo, con un pobre catálogo de inicio y con un efecto 3D que al poco tiempo decidieron dejarle de dar prioridad para enfocarse en lo que verdaderamente importante que eran los juegos.

En 2011 y con las malas ventas de la consola decidieron darle un bajón de precio importante y no solamente eso, también decidió recortar su sueldo un 50% mientras otros ejecutivos lo hacían un 30% y 20%, entre ellos Shigeru Miyamoto, justamente después de ese ajuste de precio empezaron a llegar los juegos y la consola volvió a despegar, logrando superar las 50 millones de unidades, que no es un mal número, pero basados en su predecesor no es el resultado deseado hasta el momento.

Para el Wii U los resultados fueron mucho peores, decidieron apostar por una experiencia con la televisión y una tableta, una idea que lucía bien pero que en realidad se convirtió en algo confuso, con opciones que nunca vieron a la luz, como el modo TV que no apareció en Europa o con juegos que utilizarán la tableta como una gran experiencia más allá de tener un mapa, además de recibir el rechazo de los desarrolladores terceros que tenían ganas de regresar con Nintendo pero cuando vieron las limitantes de las consolas y el bajo número de ventas decidieron seguir trabajando para Microsoft y Sony.

Un momento de transición

Con el adiós de Satoru Iwata empiezan a generar dudas de cuál sería el futuro de la compañía, recordemos que las discusiones que tenía con los inversionistas eran muy grandes, ya que ellos pedían apostar por los juegos móviles y Satoru se negaba, aunque hace algunos meses decidieron entrar a ese mercado, pero con un buen socio de por medio, sin abandonar las consolas.

2016 será un año muy importante, tendremos el anuncio de la nueva consola de la empresa, además de poder ver sus primeros juegos móviles, pero el paso de los meses nos indicará el camino que tome Nintendo, aunque creemos que seguirá por las bases que estructuró Satoru.

Satoru Iwata, la verdadera cara de Nintendo

Iwata era un presidente único, posiblemente nunca veamos a nadie igual, una persona que se mostraba en sus Iwata Asks, donde charlaba con desarrolladores y en más de una ocasión pudo contar anécdotas en sus épocas de programador o siendo el gran presentador de los Nintendo Direct, dando la cara en todos los momentos.

Hablar del historial de juegos en los que participó Iwata es mencionar parte de la historia clave de los videojuegos, una persona que nunca dejo de ser ese jugador apasionado, inclusive en el juego Nintendo Land de Wii U existía un minijuego llamado Ballon Trip Breeze que era similar a Ballon Fight y en las etapas previas a su lanzamientos, descubrió que el juego tenía unas animaciones que no eran del todo precisas, por lo que decidió entrar al código de juego y mejorar ese pequeño detalle, sin importar que era el presidente de la compañía.

Sin importar las consolas o juegos que preferimos, Satoru Iwata es un personaje que nunca olvidaremos, no solamente como desarrollador, sino como persona, un ejemplo de humildad y pasión que será digno de reconocer siempre, el jefe Iwata nos deja un legado único y no solamente en cuestión de tecnología o videojuegos, nos demostró cómo ser un líder en todo momento.

“En mi tarjeta, soy un presidente corporativo. En mi mente, soy un desarrollador. Pero en mi corazón, yo soy un jugador” Satoru Iwata.

Revisar tambien

Científicos descubren que el cordón umbilical puede usarse para reparar el labio leporino

Los científicos afirman que la sangre del cordón umbilical podría utilizarse para reparar el labio ...