Inicio / SALUD / Infecciones hospitalarias por mal uso de catéteres se deben a mala comunicación entre médicos y enfermeras

Infecciones hospitalarias por mal uso de catéteres se deben a mala comunicación entre médicos y enfermeras

Los dispositivos permanentes, como los catéteres, causan aproximadamente el 25% de las infecciones hospitalarias, pero los esfuerzos en curso para reducir su uso incorrecto no han tenido tanto éxito como quisieran los profesionales de la salud.

No obstante, la mayoría de los problemas con el uso del catéter se deben a una mala comunicación entre el médico y la enfermera, así lo dio a conocer un nuevo estudio de la Universidad de Michigan (U-M) en Estados Unidos.

Milisa Manojlovich, profesora de la Escuela de Enfermería de la U-M, señala que el panorama general muestra un problema más inquietante: incluso la atención de rutina al paciente, como el uso del catéter, puede causar serios problemas si la comunicación entre los profesionales de la salud se rompe.

«Incluso esas cosas mundanas y simples pueden tener consecuencias imprevistas que van más allá de su alcance«, comentó. «Las personas reciben catéteres todo el tiempo, pero mientras tanto causan mucho daño, por lo que necesitamos hablar de ellos. Este estudio encontró una gran cantidad de factores que afectaron la capacidad de discutir este problema«.

Manojlovich y sus colegas entrevistaron a un pequeño grupo de enfermeras, asistentes médicos, enfermeras practicantes y médicos sobre los problemas de monitoreo y comunicación entre sus equipos respecto a los catéteres que residen en los pacientes.

Todos los encuestados dijeron que la mala comunicación demoraba la eliminación de catéteres innecesarios. La comunicación se rompió por varias razones y en muchos niveles: relaciones deficientes entre médicos y enfermeras, diferencias jerárquicas o falta de alineación de los flujos de trabajo que impedían que las enfermeras estuvieran presentes en las rondas diarias (cuando los cirujanos y los equipos de atención médica revisan los planes de atención al paciente).

Los catéteres están ocultos debajo de las batas, por lo que los médicos no saben automáticamente quién está utilizando uno, especialmente si una enfermera no está ahí para señalarlo.

A menudo, los catéteres permanecen demasiado tiempo, lo que puede causar una infección, o no son necesarios en absoluto. Se estima que entre el 60% y el 90% de los pacientes de cuidados intensivos y entre el 10% y el 30% que salen de la UCI cuentan con catéteres urinarios, indicó el estudio.

«Cualquier objeto extraño en el cuerpo conlleva un riesgo de infección, y un catéter puede fungir como una superautopista para que las bacterias ingresen al torrente sanguíneo o al cuerpo«, subrayó Manojlovich.

La especialista agregó que los registros electrónicos de salud también causan confusión: a veces las enfermeras y los médicos poseen información distinta, o hubo un retraso en la actualización de los historiales médicos, o depender de los registros en papel y en computadora puede causar problemas.

La investigación muestra que algunos pacientes y cuidadores piden catéteres, creyendo que son preferibles a levantarse para ir al baño, apuntó Manojlovich. Sin embargo, deben comprender que los catéteres conllevan un riesgo de infección y riesgos ajenos a la infección, como dolor, traumatismo o sangrado, y deben hablar con su enfermera o médico sobre las complicaciones.

Vía: Science Daily

 

Revisar tambien

Análisis de sangre reemplazaría biopsia invasiva para más pacientes con cáncer pulmonar

Un nuevo análisis de sangre pronto podría ofrecerse a un número cada vez mayor de ...