Inicio / OPINIÓN / Operación rescate

Operación rescate

Opinión-colorErick Zúñiga 

El Gobierno del estado, encabezado por Gabino Cue, en una acción claramente coordinada con el Gobierno de la República, anunció la desaparición del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca y con ello, lo que bien puede considerarse una “requisa” del sistema de educación pública de la entidad.

Y puede llamársele así, porque se trata de una “operación de rescate” mediante la cual el Gobierno busca recuperar la rectoría en materia educativa en un Estado en donde el magisterio, organizado alrededor de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, ha tenido virtualmente “secuestrado” el presupuesto educativo.

El propio gobernador Gabino Cué lo reconocía hace poco, al decir que el hecho de que la reforma educativa no avanzara en su entidad no se debía a una falta de voluntad de su administración, sino al hecho de que el magisterio tenía control absoluto del IEEPO.

Vale la pena rescatar la historia porque sólo así se entiende el desastre educativo oaxaqueño: sucesivos gobiernos fueron cediendo a la organización gremial de los maestros el control del sistema educativo a cambio de lealtades políticas. Al final, los aliados se tornaron enemigos que consideran una “conquista irrenunciable” el control sobre el ingreso, permanencia y promoción de los maestros en la nómina estatal.

No es ninguna historia nueva, es necesario decirlo. El de Oaxaca es tan sólo el ejemplo extremo de cómo se pervirtió el sistema educativo mexicano a partir de poner por encima de las metas educativas los intereses políticos.

Por ello, no puede menos que aplaudirse la acción anunciada este martes. El rescate del sistema educativo de Oaxaca constituye un primer paso indispensable para recuperar el rumbo y convertir al presupuesto educativo en una verdadera herramienta de justicia social.

Faltará ahora, por supuesto, que los gobiernos estatal y federal sepan contener los excesos que seguramente vendrán como respuesta por parte de la CNTE, cuyos dirigentes ya advirtieron que no renunciarán a “sus conquistas” y ayer se declararon “en alerta máxima”.

Por otra parte, será importante que el caso de Oaxaca se convierta en un modelo de lo que debe ocurrir en el resto de las entidades de la República en donde, sin los extremos de aquella entidad, el magisterio también ejerce grados importantes de control en el sistema educativo y ello se ha convertido en un elemento de perversión del mismo.

En otros estados del país el magisterio controla todo el aparato de seguridad social y ha hecho de tal “conquista” un feudo que sus dirigentes explotan para su beneficio personal y para controlar o presionar a los mirmbros del gremio.

Valdrá la pena que, a partir del ejemplo de los ocurrido en Oaxaca, se revise en todas las entidades el perjuicio que para el presupuesto educativo implica que el SNTE sea quien administre el sistema de salud y de pensiones de los miles de trabajadores de la educación en nuestra entidad y determinar si aquí también se necesita una “requisa”.

Revisar tambien

Asentamientos populares o informales

OLYMPUS DIGITAL CAMERA Andrea Liliana Gonzalez ¿Alguna vez te haz preguntado en dónde vive la ...