Inicio / OPINIÓN / Todo el país en duelo

Todo el país en duelo

Opinión-colorErick Zúñiga

El hallazgo de cuatro fosas más en Iguala, Guerrero, agudizó la crisis político-social que se vive en la entidad y en el país por la tragedia registrada el 26 y 27 de septiembre pasados en este municipio. Un mal presagio se reflejó en los rostros de familiares y funcionarios públicos involucrados en el caso.

La posibilidad de encontrar vivos a los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, “levantados” en Iguala, disminuye, pues son 10 las fosas localizadas, en las primeras 6 se ubicaron 28 cuerpos y en las siguientes 4 aún no se sabe, pero podrían estar ahí los 15 faltantes.

Treinta y cinco peritos nacionales y extranjeros trabajan en la identificación y advierten que llevará tiempo pues los cuerpos están calcinados. La saña con la que actuaron lo secuestradores de los alumnos ha cimbrado a la sociedad y ha generado como dijo el presidente Peña una indignación y una crisis institucional.

Al respecto, el rector de la UNAM, José Narro, puntual como rasgo que lo caracteriza, dijo: “Frente a esto, lo que necesitamos mostrar es cordura, lo que necesitamos exigir es justicia, justicia plena y sumar nuestro dolor al de las familias, de los familiares de los deudos, todo México tiene que estar de luto, todos los universitarios tenemos que estar de luto, porque aquí hay algo que ha sido trastocado que no puede, que no debe repetirse”.

En efecto, estas historias de dolor y terror trastocan la convivencia social y debilitan el estado de derecho. Lo peor que puede sucedernos es perder nuestra capacidad de asombro y verlo como algo normal. Lamentablemente se ha hecho costumbre ver este tipo de masacres por diferentes motivos: narcotráfico, cacicazgos, venganzas de políticos corruptos o delincuencia organizada. Urge rescatar nuestros valores para salvarnos como sociedad.

En este sentido José Narro, advierte: “No podemos los mexicanos acostumbrarnos, esto no es normal, no puede ser, tenemos que expresar todos nuestra indignidad, tenemos que sumar a toda la sociedad entera, en todos los sectores, en todos los ámbitos de la vida nacional nuestro reclamo, tenemos que expresar el dolor que tenemos y, al mismo tiempo, tenemos que convocar a que no se trata de aplicar violencia por la violencia, que no se trata de expresarse con formas rabiosas frente a una situación que nos indigna”.

Sí, la violencia genera más violencia, hoy la apuesta debe ser por una mejor procuración e impartición de justicia para combatir la impunidad y la corrupción que son el origen de estos ignominiosos hechos que han marcado un antes y un después en la deplorable narcopolítica que se practica en algunos estados y municipios de nuestro país.

La frase: “se aplicará todo el rigor de la ley”, debe pasar del discurso a los hechos, los culpables no son solo quienes raptaron y quizá ejecutaron a los estudiantes, la culpa alcanza a quienes ejercen el poder, aquellos que comprometieron, durante sus campañas, garantizar la seguridad de sus gobernados.

Los perredistas Ángel Aguirre Rivero y José Luis Abarca, solaparon la infiltración del Cártel Guerreros Unidos, que tomó el control de Iguala, este delito debe castigarse; 43 familias lo exigen El Partido de la Revolución Democrática (PRD), debe algo más que disculpas a sus electores, actuar con ética lo reivindicaría ante la sociedad y sus militantes.

La impunidad campea en Guerrero, el Senado de la República debe actuar y ejercer su facultad de desaparición de poderes en la entidad para garantizar la seguridad de sus habitantes. ¿Cuándo? Una pregunta más que se suma a las muchas interrogantes de la matanza en Iguala.

Revisar tambien

Asentamientos populares o informales

OLYMPUS DIGITAL CAMERA Andrea Liliana Gonzalez ¿Alguna vez te haz preguntado en dónde vive la ...