Inicio / Principales / ¿Usas mucho tu teléfono? Podrías estar desarrollando “picos” en tu cuello

¿Usas mucho tu teléfono? Podrías estar desarrollando “picos” en tu cuello

Presiona tus dedos en la parte posterior de tu cráneo, justo por encima de tu cuello. Si siente una pequeña espiga, es posible que se encuentre entre personas cuyo cuerpo ha respondido al uso de teléfonos inteligentes mediante el crecimiento de nuevas capas de hueso.

El fenómeno involucra lo que se conoce como una protuberancia occipital externa: un crecimiento que aparece en la parte posterior de la cabeza. David Shahar , un científico de la salud de la Universidad de la Costa del Sol, Australia, le dijo a BBC.com que en la última década de sus 20 años de carrera, se ha dado cuenta de que más pacientes tienen la protuberancia que alguna vez se consideró rara.

Shahar le explicó a BBC.com que cuando el científico francés Paul Broca estudió por primera vez la protuberancia occipital externa en 1885, “no le gustaba porque había estudiado tantos especímenes y realmente no había visto ninguno que lo tuviera”.

En un estudio publicado en el Journal of Anatomy en 2016, Shahar y su coautor describieron cómo había estado detectando las protuberancias occipitales externas con mayor frecuencia en las radiografías de pacientes relativamente jóvenes en su clínica.

Para obtener más información, examinó 218 radiografías de la columna cervical lateral, donde aparece la protuberancia occipital externa, de personas de entre 18 y 30 años de edad. Un crecimiento tenía que ser de al menos 5 mm de largo para que se contara como una protuberancia occipital externa, con algo más grande que 10 mm clasificado como agrandado.

Del grupo, el 41 por ciento tenía el bulto, y el 10 por ciento tenía un pico de al menos 20 mm de largo. Fue más común en hombres que en mujeres, con un 67 por ciento en comparación con un 20 por ciento. El más largo fue de 35,7 mm en un hombre y de 25,5 mm en una mujer.

Esta acumulación de hueso en la protuberancia occipital externa es un tipo de entesofitos. Se piensa que la proyección ósea en un tendón o ligamento crece gradualmente con el tiempo, por lo que no se espera en los jóvenes. Los nesofitos son relativamente comunes en las personas mayores.

El estudio explicó que los casos de entesofitos que sobresalen de la protuberancia occipital externa son raros en la literatura médica. Un estudio en 2012, por ejemplo, observa 40 cráneos y encontró solo uno que mide 9 mm.

Shahar y su coautor escribieron que sus hallazgos podrían explicarse por el aumento en el uso de tecnologías de mano desde la primera infancia, y dijeron que se deberían considerar formas de prevenir y tratar los crecimientos.

Al describir el fenómeno denominado “cuello de texto”, Shahar le dijo a BBC.com que al mirar dispositivos como teléfonos inteligentes y tabletas, nuestros cuellos deben funcionar para mantener nuestras cabezas en su lugar. El esfuerzo prolongado podría llevar al cuerpo a construir un hueso nuevo para aumentar el área de superficie que sostiene esta masa.

En otro estudio publicado en la revista Scientific Reports en 2018 con 1.200 participantes de entre 18 y 86 años, Shahar encontró que las personas mayores tenían menos probabilidades de tener una protuberancia occipital externa que las personas más jóvenes.

Shahar le dijo a BBC.com que espera que las protuberancias occipitales externas se vuelvan más grandes: “Imagina que si tienes estalactitas y estalagmitas, si nadie las molesta, simplemente seguirán creciendo”.

Revisar tambien

Oaxaca, entre las diez entidades más seguras del país: AMH

    Oaxaca de Juárez, Oax.- El gobernador Alejandro Murat Hinojosa afirmó que en Oaxaca ...